29/1/08

BARROCO

Se extiende desde principios del S. XVII a mediados del S. XVIII. El suceso más significativo de este período, de importantes consecuencias políticas, sociales y religiosas, es la Guerra de los Treinta Años y de Religión en Europa, que provoca la definitiva separación entre dos mentalidades: la católica y la protestante.

El resurgimiento de la amenaza turca en el Mediterráneo hace que el comercio se afane en la consolidación de otras vías en el Nuevo Mundo.

El término “barroco” fue acuñado en el S. XIX para referirse peyorativamente al estilo anterior. Procede de la palabra que empleaban los plateros para designar la labor realizada en la perla irregular: “berrueco” o “barrueco”.

El Barroco es una corriente original que tiene sus rasgos distintivos: triunfo del sentimiento sobre la razón, la música cobra una importancia vital, se tiende al subjetivismo, existe un doble lenguaje o juego de palabras de una gran riqueza de vocabulario y significados.

En el Barroco se observa una fusión de las artes (escultura, pintura, forja, yesería…), que se supeditan jerárquicamente a la arquitectura. Se da un predominio de la decoración sobre lo constructivo. La arquitectura tiende a ocultar los elementos estructurales o busca la sorpresa y el juego de espacios y materiales.

Otra característica es la tendencia a fingir la realidad, a esto contribuye la perspectiva lineal, que se hace más compleja que en el Renacimiento, y sobre todo el claroscuro o luz de sótano y la perspectiva aérea.